lunes, 4 de julio de 2011

Una ocasión para reflexionar en torno a la reforma de nuestro sistema de Seguridad Social

Este fin de semana he tenido el placer de participar en las XII Jornadas de la Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Letrados de la Administración de la Seguridad Social, que se celebraron con gran éxito de crítica y público en Bilbao con la asistencia, no solo de miembros de dicho Cuerpo, sino también, de miembros del Cuerpo Superior de Técnicos de la Administración de la Seguridad Social, de magistrados, abogados, funcionarios de la Comunidad Autónoma del País Vasco y de otros interesados en la materia. En ellas, además de compartir muy buenos ratos con mis antiguos compañeros, presenté una comunicación de la que, en breve, incluiré algunas partes como posts de este blog.

La idea central de las Jornadas era reflexionar acerca del Estado de Bienestar en tiempos de crisis y lo sorprendente fue comprobar que, prácticamente todos los ponentes y comunicantes, en algún momento de su intervención hacían referencia a que resulta necesario reformar aspectos de nuestro vigente régimen de seguridad social. Algo que, en principio, no resulta demasiado extraordinario.

Sin embargo, lo destacable fue que, del contenido de dichas ponencias, se desprendío la idea de que esta necesidad de reforma no ha de referirse tan sólo a los aspectos relacionados con la solvencia futura del sistema que, como expuso con brillantez el profesor Bilbao Ubillos, se ve amenazada por la evolución demográfica y la crisis económica presente.

También puede observarse dicha necesidad en numerosos elementos del sistema que, surgidos ante unas realidades sociales e históricas determinadas, han quedado obsoletos ante la evolución que las estructuras sociales, institucionales, familiares, económicas o laborales han sufrido en España durante los últimos cincuenta años. Figuras como el seguro escolar, las prestaciones de familiares, la viudedad, conceptos como el de “profesión habitual”, la “gran invalidez” y otras muchas cuestiones organizativas, competenciales y diversa naturaleza necesitan ser repensadas de nuevo para adecuar el sistema a los nuevos tiempos, no ya solo desde un punto de vista económico o actuarial, sino también, desde un punto de vista técnico y conceptual.

Ha sido una magnifica ocasión para reflexionar sobre estas cuestiones al hilo de lo que se ha expuesto y debatido. Está previsto que el resultado de estas Jornadas sea publicado en un libro editado conjuntamente por el Gobierno vasco y la editorial Aranzadi, cuya lectura será imprescindible para entender adecuadamente hacia donde debe ir la Seguridad Social española en un futuro.

1 comentario:

  1. ¡Muy buena reflexión! Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho.

    A ver si cogemos un poco de aire y mejoramos el sistema...

    Un saludo,

    Andrea.

    ResponderEliminar